Herederos de tu negocio. Parte II

¿Cómo lograr que tus hijos quieran (por gusto) trabajar en el negocio?