Buscar
  • Experto en PYMES

Cómo SI cumplir tus metas... acuérdate de ellas todo el año!

Ayer entendimos como el RAS funcionaba como un mesero mágico el cual se enfoca en lo que para ti  es importante, y te deja ver oportunidades que siempre han estado ahí pero no veías.  También nos dimos cuenta de que una de las ventajas del RAS es también una de las grandes desventajas, cambiar de opinión respecto a lo que es importante para nosotros.


Y que si NO mantenemos bien claros nuestros deseos, nuestro RAS NO se mantiene activo respecto a ellos y por lo tanto, nos perdemos de oportunidades.


Para mantenernos bien claros en nuestros deseos cambiaremos la manera en la que los formulamos, de ahora en adelante no volveremos a desear, definiremos METAS y las escribiremos de tal forma que nuestro RAS pueda mantenerse enfocado TOODO EL AÑO, como metas SMART.


SMART es el acrónimo por sus siglas en ingles de 5 palabras, eSpecífico, Medible, Alcanzable, orientado al Resultado, Tiempo (escala de tiempo).


Te invito a que escribas todas las cosas que quisieras obtener en este 2020, una lista del tamaño que quieras, con cuantos "deseos" tengas, lo que haremos a continuación será convertir esos deseos en Metas SMART.


Ahora, cada uno de esos deseos lo cambiaremos, lo haremos SMART.


eSpecífico. Normalmente me encuentro con metas como, quiero aumentar mis ventas, o quiero que el negocio crezca, el problema con escribir las metas así es que no podemos saber cuándo se está cumpliendo o no, puede ser que tu deseo se esté haciendo realidad desde algún punto de vista y no del que tu esperabas.


Por ejemplo, qué pasaría si como meta dices, quiero bajar de peso, ¿Sabes que pasará? Para tu mente será algo muy sencillo de lograr, simplemente pésate en la noche y luego en la mañana y verás que ya has bajado de peso (al menos por gramos, pero al fin y al cabo bajaste) por lo tanto tu RAS podrá decir "misión cumplida".  


La mente no entiende de suposiciones, es como un niño de 4 años, imagínate la película de "Al diablo con el diablo" y entenderás a que me refiero, tu quieres que tu meta sea tan específica como sea posible para que entonces tu mente se enfoque en lo mismo que tu estás queriendo.


Medible.


Esto es simplemente para hacerlo tangible, en varias ocasiones se nos antoja poner: mejoraré el ambiente de trabajo en el negocio, daré un mejor servicio a mis clientes, o mi vida familiar será más feliz.


Estos "deseos" no tienen nada de malo, excepto que no hay manera de medirlos y por lo tanto, representan el mismo problema que teníamos cuando algo no era específico, no sabemos cuando se han cumplido.


Por lo tanto, hazlas concretas, medibles, por ejemplo: Llevaré a mis empleados a cenar una vez al mes, reduciré el tiempo de servicio a 24 horas con todos mis clientes nacionales, o tendré una noche familiar a la semana en donde me llevaré a todos a algún lugar diferente cada semana.


Alcanzable.


Que una meta sea o no alcanzable no es cuestión de que tan mediocre o increíble sea la meta en sí. Es más, no tiene que ver con la meta, ¡Tiene que ver contigo!


¿¡Que tan comprometida(o) estás en alcanzar esa meta!? El nivel de compromiso es el que define si algo se logrará o no, esto permite entender que tantos costos estás dispuesta(o) a pagar para lograr esa meta.  


Imagina que alguien que nunca ha tenido dinero te dice, "voy a conseguir un millón de dólares para la siguiente semana", ¿le creerías? Estoy seguro de que no le creerías, es más, yo no lo creería, pero si me dice "voy a conseguir un millón de dólares para la siguiente semana por que sin ese dinero no puedo pagarle una operación urgente a mi hijo", la cosa cambia, ahí yo estaría convencido de que esa persona lo conseguirá.  


¿Ves como no es la meta, sino el nivel de compromiso lo que medimos aquí?


Si tu meta no es alcanzable para ti, es decir, no estás dispuesto a sacrificar demasiado para alcanzarla, está bien, lo que no está bien es venderte el cuento de que lo vas a hacer cuando desde el principio sabes que no.



Resultados.


Esta es mi favorita, en más de una ocasión alguien se ha acercado conmigo a decirme "Víctor, ayúdame a conseguir un crédito". En su cabeza está claro que consiguiendo un crédito los problemas se acabarán, lo interesante viene cuando les digo: "¡Claro! Pero sólo por curiosidad, ¿Para qué quieres el crédito?", y empiezan a platicarme sobre sus planes de crecimiento, de cómo, con una máquina que piensan comprar, van a poder olvidarse de todos sus problemas y el negocio crecerá.


Probablemente sea cierto, pero lo interesante es la siguiente pregunta, "Y, ¿para qué quieres crecer?" Su cara se convierte en signo de interrogación y les toma de 10 a 30 minutos entender la pregunta y otros tantos averiguar la respuesta. Orientarte al resultado no es otra cosa que ponerte a pensar en el "¿para qué?" de las cosas.


¡No hay pregunta más importante en los negocios! ¿Para qué quiero aumentar el nivel de servicio?, ¿Para qué quiero una página de Internet?, ¿Para qué me quiero certificar en ISO 9000? ¿PARA QUÉ?, no estoy diciendo que tus planes estén equivocados, lo que estoy diciendo es que, si no tienes claro el ¿para qué?, suceden un par de cosas.


Primero, te enfocas en la estrategia, en el camino, en lugar de enfocarte en el resultado que quieres lograr, es como decir, ¡vámonos de vacaciones! ya tengo el auto afinado, un mapa y provisiones y nos arrancamos sin tener claro a donde queremos ir, y vamos enfocados en manejar bien, en que no le falte nada al auto, o que haya suficiente comida, sin siquiera pensar a dónde queremos llegar, ¿Te puedes imaginar hacer un viaje así?


Segundo, dejas de ver otras oportunidades para lograr el mismo objetivo por estar tan ensimismado en el camino que escogiste, esto es la famosa "ceguera de taller", como no tengo claro que lo que quiero lograr, creo que con mejorar el nivel de servicio hacia mis clientes lograré mas ventas porque ellos regresan más seguido, pero puedo estar dejando ir oportunidades en áreas como: marketing, capacitación a mis vendedores, o relaciones publicas que probablemente me den el mismo resultado, y ¡En menor tiempo! ¡AUMENTAR LAS VENTAS!


Tiempo. Esto tiene que ver también con hacer la meta específica, en otra dimensión.  


¿Hasta qué fecha te vas a dar para lograrla?


Estoy seguro de que si te pregunto: ¿Cuántos viajes has querido hacer toda tu vida y has postergado?, ¿Cuántas veces has querido meterte a clases de algún idioma o algún tema en particular y todavía no lo has hecho?, ¿Cuántas veces has pensado en tocar algún instrumento y no lo has hecho?, la respuesta, sin temor a equivocarme, sería más de 5.


Lo chistoso es que ¡Tú estás seguro de que algún día lo lograrás¡ !algún día lo harás¡ ¡PERO LLEVAS ASÍ AÑOS! ¿CUANDO VA A SER ESE DÍA?


Al colocar una fecha límite le das a tu cabeza y a tu RAS un sentido de urgencia y evitas tener la excusa de "algún día lo haré".


Después de que tus deseos se conviertan en Metas SMART, verás cómo con tan sólo imprimir tu lista de metas y pegarla en tu escritorio, tu baño, tu cuarto, en tu computadora como wallpaper, será mucho más sencillo mantenerte enfocado TODO el año.


Como tarea te voy a encargar que 5 deseos que hiciste en año nuevo los conviertas en metas SMART de inmediato, imprimas esas metas y las pegues en algún lugar visible para ti.


TE PROMETO EL MEJOR AÑO DE TU VIDA. 



0 vistas
  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2008 CONSULTORA DE NEGOCIOS. Hecho con  Wix.com