• Experto en PYMES

El poder del miedo

El miedo es uno de los principales obstáculos en el crecimiento de los negocios, es probablemente la razón principal por la cual hay tanto "empresario" en potencia. (todo mundo quiere tener un negocio, pero no todo mundo se avienta).


El poder del miedo, sucede por la expectativa que nosotros mismos creamos, en otras palabras, somos nosotros los que le damos ese poder.


Esta es una buena y mala noticia:

Es buena, porque: ¿Si nosotros le estamos dando el poder? Nosotros mismos se lo podemos quitar.


La mala, es que si es así, ¿Por qué hemos pasado tantos años de nuestra vida teniendo miedo a diferentes cosas?


Por ejemplo en los negocios:

Supongamos que para aumentar las ventas de tu empresa lo que tienes que hacer es llamar a todos los negocios de la Sección Amarilla, uno a uno y ofrecerles tus productos.


O, imaginemos que para aumentarlas lo que hay que hacer es subirse a un escenario y dar una conferencia frente a mil empresarios en el teatro de la ciudad.


O mejor aún pensemos que para aumentarlas hay que contratar a 10 vendedores, entrenarlos y hacer que funcionen.


Todas estas actividades tienen dos cosas en común:

Son actividades que efectivamente te van a ayudar a aumentar tus ventas.


Y son actividades que normalmente no haríamos, en algunos casos, ni locos.


Y es natural, algunas personas prefieren morir antes de hablar en público (es verdad) y algunas otras no les gusta vender, y podrá haber quién me diga, ¿Cómo voy a contratar a tantos vendedores? ¿Y si me roban? ¡Es mucho gasto!, mejor nomás uno ¿No?


Lo interesante es que no se trata del evento en sí, sino del cuento que nos contamos en la cabeza, las razones y más razones por las que hacer ESO, no es buena idea.


El cuento se escucharía algo más o menos así:

Bueno, ok, vamos a contratar a 10 vendedores, ¿Y de dónde vamos a sacar a 10 vendedores? ¡Si muy apenas logramos contratar a la secretaria! ¿Y dónde los vamos a poner? ¿Cómo cuanto nos va a costar cada uno? ¿Cuánto? y ¿De dónde vamos a sacar el dinero? y luego ¿Y si nos roban la idea del negocio? o ¡Peor! ¿Qué tal que sean de los malitos? ¡Mejor contratamos a uno nomás!, o mejor no, ¿Para qué? es mucho rollo, mejor no contratamos.


Y todo ese cuento retumba en tu cabeza constantemente, encontrando la excusa perfecta para no hacer las cosas y finalmente decir: "No Víctor, no creas que fue por miedo, lo que pasa es que ahorita no hay suficiente flujo para pagarle a 10 vendedores".


¿Te suena familiar?


Sin embargo hay una contraparte.


En cada dialogo hay dos personajes, en el caso del miedo, también hay otro personaje, el que te motiva a hacer las cosas. El que te dice:

¡Si!, vamos a contratar a 10 vendedores y ¡Las ventas van a subir como la espuma!, y después podremos comprar otro terreno para abrir otra bodega, es más a 5 vendedores los podemos mandar al sur de la ciudad, y a los otros 5 al norte, ponemos a Luis Alberto a coordinarlos a todos, y a Juan Carlos a entrenarlos, y ¡En menos de 3 semanas se estarán pagando solos!


¿Cuál es la gran diferencia entre uno y otro? El miedo no anda en burro, es decir: es más motivante, te motiva a correr hacia el otro lado.


Esta científicamente comprobado, es mucho más fuerte la motivación que nos da el sentido de supervivencia, que la motivación que nos da el optimismo, o la recompensa.


Por eso es que el miedo no anda en burro, anda en jet, ¡Hace que corras como alma que lleva el diablo!


Ok Víctor me queda claro, y ahora?


Lo que yo hago con mis clientes, y te lo recomiendo mucho es:

¡AVIENTATE DEL BUNGEE!


En la orilla de esa estructura metálica pasará tu vida entera frente a tus ojos en segundos, nadie te empujará, será una decisión Tuya completamente, y mientras te animas a aventarte, las conversaciones en tu cabeza ¡Serán las más ruidosas y fuertes que hayas escuchado nunca! y entre más tiempo te tardes ahí parado ¡Mas! miedo te dará.


Y cuando por fin te avientes y caigas al precipicio colgado de los pies, volando por los aires, gritando como desesperado por tu vida se te olvida todo.


Lo mejor es cuando regresas a tierra firme.


Por primera vez en muchísimo tiempo cuentas con evidencia de como ese diablito que te daba todas las buenas razones para no aventarte, estaba equivocado.


Todas sus buenas razones eran mentira, aquí estas de regreso en tierra firme, completo.


El tono de voz de ese diablito, cuando te enfrentas al bungee, es el mismo tono de voz que tiene el diablito que te dice, no contrates a 10 vendedores.


Cómo crees que regresan mis clientes a su negocio?


Ya no contratan a 10, contratan a 20.


Y así poco a poco te irás animando a hacer más y más cosas que jamás pensaste hacer.


Hay que entender que todos tenemos el potencial de ser un Bill Gates, un Carlos Slim, o un Thomas Edison.


Y también tenemos el potencial de seguir ahí, en donde estamos, haciéndole caso a nuestro diablito.

Acostúmbrate a enfrentar tus miedos, un gran empresario esta acostumbrado a hacerlo.


Haz que el angelito deje de ir en burro.


¡Feliz inicio de semana!


Espero este articulo te acerque más a cumplir tus metas.

Soy un Coach Empresarial exitoso sólo cuando tú eres exitoso.

Sinceramente,

Víctor Salgado.




Coaching empresarial, coach de negocios, coaching de negocios, experto en pymes, victor salgado, coach empresarial, esclavo de tu negocio, asesor de pymes, negocios pyme, tips de negocio, empresario sin tiempo.

Vence tus miedos, crecer, dominar los miedos, no dejar que el miedo gane.

 

Formulario de suscripción

Calz. del Valle Alberto Santos 255, Del Valle, 66220 Monterrey, N.L., Mexico

  • Google Places
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • LinkedIn

©2020 por Experto En Pymes