• Experto en PYMES

La manzana podrida del negocio


¿Has escuchado el lema que dice que una manzana podrida hecha a perder el resto de las manzanas?

Por supuesto que en una organización no tenemos manzanas, tenemos personas, y el lema aplica exactamente igual, una persona "podrida" ¡Hecha a perder el resto de la organización!

¿Cómo?

Pensemos en el siguiente ejemplo que casi nunca ocurre.

Acabamos de contratar a Juan, Juan tiene una actitud increíble, y lo demuestra: llega temprano, se queda más tiempo, te pregunta todo el tiempo que más puede hacer para ayudarte, realmente quiere que el negocio crezca y que a todos les vaya bien, en su casa no hablaba de otra cosa más que del trabajo y de lo padre que es trabajar ahí, se encuentra francamente enamorado del negocio.

Después de algunos meses empezamos a ver como Juan ya no es el que llega más temprano, tampoco es proactivo y ha dejado de ayudarnos tanto como lo hacia, ahora sólo hace lo mínimo indispensable, es el primero que se ofrece para ir por los tacos, se la pasa en el celular con su novia, a las 5:30pm ya esta listo para irse, ahora en su casa habla pestes del trabajo, que ya no aguanta mas, y sólo espera que lo corramos pronto para que le toque su indemnización.

¿Te ha pasado?

¿Cómo es posible que alguien que tenia una actitud increíble se haya convertido en un empleado mediocre?

Lo que pasó es que se hecho a perder, o mejor dicho: Lo echamos a perder.

Cuando Juan entró, el creyó que en este negocio sería valorado, así se lo dijimos, pensó que iba a entrar a una ORGANIZACIÓN, así se lo dijimos.

Y esto fue lo que realmente pasó:

Juan llegó temprano todos los días durante 3 semanas, y durante esas tres semanas nunca vio que alguien llegara igual de temprano que él, todo mundo llegaba más tarde, a veces hasta los dueños.

Después de que pasaran varios días y se diera cuenta de que a los que llegaban tarde no les pasaba nada, dijo, "¿Y como por qué tengo que llegar temprano yo?, si al patrón le da lo mismo", y entonces empezó a llegar tarde un día, y como no le pasó nada, de ahí en delante empezó a llegar tarde.

Y después cuando un cliente se fue molesto porque su pedido no estaba listo, Juan le pidió a sus compañeros que lo ayudaran a surtirlo rápidamente (aún y cuando no era un cliente de Juan, es más Juan ni siquiera estaba en ventas) y sus compañeros le dijeron, "¡Estas loco! Ese cliente siempre grita, además ya son las 6, ya nos vamos, ahí te ves".

Juan pensó, si me encargo de surtirlo yo y se lo entrego hoy mismo el cliente quedará contento, y así lo hizo.

Al día siguiente, el día transcurrió como si nada hubiera pasado, nadie dijo nada del cliente enojado, y nadie dijo nada de que alguien lo había contentado más tarde, el dueño aunque se dio cuenta del problema, no regaño a nadie ni tampoco felicitó a Juan por haber echo el esfuerzo.

Desde ese momento Juan dejo de ser proactivo, al fin y al cabo daba exactamente lo mismo.

Juan se dio cuenta de que la actitud de todos los empleados era una de "Haz como que trabajas, que el patrón hace como que nos paga", o "La ley del menor esfuerzo"

Este es un caso clásico en donde ya todas las manzanas tienen algo de podrido, y la manzana nueva no tiene posibilidades de mantenerse limpia, sin echarse a perder.

Ahora te voy a explicar porque se echaron a perder todas las manzanas.

Hace 5 años todos los empleados tenían una actitud increíble, te tenían un gran respeto y hacían su trabajo y luego un poco más.

En eso se contrató a Carlos, un vendedor nuevo.

Carlos también tenia una buena actitud, un día, sin querer, llegó 5 minutos tarde, y vio que no pasaba nada, nadie le dijo nada, nadie le descontó el día, ni lo regañaron (todo mundo llegaba súper temprano en aquellas épocas).

La semana siguiente decidió probar su suerte y llegar 2 días tarde, NO PASO NADA.

Entonces decidió llegar tarde todos los días, NO PASO NADA.

Como era un buen vendedor, el dueño prefería que llegará tarde a que se fuera, y por eso no le decía nada, no vaya a ser que se enoje y se vaya.

Los demás empleados se dieron cuenta de que Carlos llegaba tarde y que no pasaba nada, y ellos también empezaron a llegar tarde, pues: No pasa nada.

Y así ocurrió todo mundo empezó a llegar tarde y el dueño pensó, bueno no hay problema si llegan 15 minutos tarde, como quiera están haciendo su trabajo.

Después Carlos se dio cuenta de que por más que se esforzaba y hacia las cosas bien, siempre había trabajo, así que un día decidió salir a las 6:00 en punto y dejó muchos pendientes para el día siguiente, cosa que nunca había hecho.

Y no pasó nada.

Desde ahí Carlos dejo de trabajar extra y dejo de ser proactivo, ¿Para qué? Si daba exactamente lo mismo, le pagaban igual lo regañaban igual.

El resto de la gente empezó a hacer lo mismo.

Y entendamos una cosa, ¡Es natural!

Si el resultado es igual, ¿Para que hago más por el mismo resultado?

Cuando el dueño ya no pudo más y se dio cuenta de que Carlos era el "Culpable" de toda esa situación decidió correrlo y contratar a alguien con una excelente actitud, así que contrató a Juan, nuestro héroe del principio de la historia.

Demasiado tarde, las manzanas ya estaban echadas a perder.

Como verás, al igual que con unas manzanas, cuando la fruta echada a perder no se retira a tiempo, empieza a pudrir al resto de las manzanas.

Si yo preguntará ¿Quién fue el responsable de que todas las manzanas se echaran a perder?, fueron los lideres de la organización, ¿O fue Carlos?

Si bien, puede ser que Carlos haya sido el cáncer inicial, la decisión de conservarlo (por la razón que fuera) fue de los lideres de esa organización.

Para cuando Juan llegó el cáncer ya estaba en toda la organización, y como tal, reemplazar a la persona ya no fue suficiente.

Para curar una organización así habría que darle tratamiento profundo, quimioterapia y radiación, un proceso largo y costoso.

Al igual que el cáncer, es mejor retirarlo cuando apenas se empieza a mostrar a esperarse a que se expanda.

Creo que en la mayoría de los negocios aceptamos la actitud de Carlos por miedo a correrlo, a pagarle, a que nos quedemos sin el mejor vendedor, por miedo a que nos haga la competencia después.

Todos ellos son miedos validos.


Aunque la causa raíz no es Carlos sino los dueños y la manera en la que hacen responsables a sus empleados... 

Mi objetivo de esta semana es mostrarte cómo la opción de conservar a los Carlos de tu organización puede ser mucho más cara de lo que crees. (quimioterapia y radiación)

¡Feliz inicio de semana!



Espero este articulo te acerque más a cumplir tus metas.

Soy un Coach Empresarial exitoso sólo cuando tú eres exitoso.

Sinceramente,


Víctor Salgado.


Coaching empresarial, coach de negocios, coaching de negocios, experto en pymes, victor salgado, coach empresarial, esclavo de tu negocio, asesor de pymes, negocios pyme, tips de negocio, empresario sin tiempo.

Empleados que echan a perder a otros, empleados irresponsables, jefes permisivos, jefes paternalistas.


 

Formulario de suscripción

Calz. del Valle Alberto Santos 255, Del Valle, 66220 Monterrey, N.L., Mexico

  • Google Places
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • LinkedIn

©2020 por Experto En Pymes