• Experto en PYMES

¿Tu celular te hace más o menos eficiente?

El escenario de tu cerebro


Son las 8 de la mañana, es lunes, rumbo a tu oficina, con la idea muy clara de empezar tu semana de manera diferente, en esta semana harás un programa de lealtad del cliente, y ansías llegar a tu escritorio para empezar a diseñarla.

Llegas a tu oficina, y tu secretaria te entrega algunos sobres que contienen estados de cuenta y facturas pendientes de pagar, el encargado del fin de semana te alcanza y te platica que no pudo salir un embarque, para tu cliente principal, que era urgente, y tu teléfono empieza a chillar avisándote que tienes un email nuevo, y que además tienes 1 mensaje nuevo. Tomas la decisión de ir a ver qué pasó con el embarque, y cuando regresas a tu oficina ya son las 10 de la mañana, revisas tu escritorio y te encuentras con las facturas, decides revisarlas, y te das cuenta de que existe un cobro mal hecho, decides escribirle a tu proveedor y cuando abres tu correo te encuentras con 30 correos nuevos, decides abrir algunos y contestarlos, cuando terminas... 40 minutos después... te preguntas, ¿Qué iba a hacer? Y entonces te acuerdas que ibas a escribirle a tu proveedor, en eso suena tu celular, tienes un mensaje de tu compadre Luis checando si en la tarde se va a hacer el domino, le contestas, feliz porque hoy vas a ir al domino después de 3 meses, pues tu hijo acaba de nacer y no habías podido ir, en eso la alerta de un correo de tu proveedor recordándote del pago, regresas al correo que le estabas escribiendo para decirle que el cobro estaba mal hecho, y vuelve a sonar tu celular...

Son las 6 de la tarde del viernes y no has hecho tu estrategia de lealtad al cliente, es más, ni te acordabas sino hasta el jueves que algo te recordó acerca de ella. Pero ya es viernes y decides dejarla pendiente para la próxima semana.

¿Te parece familiar?

En los últimos años se han desarrollado infinidad de herramientas para hacer de la gente, los ejecutivos, hombres y mujeres de negocios más eficientes.

Herramientas como la computadora, el correo electrónico, los mensajes instantáneos, el teléfono celular, hasta llegar al grado de tener "todo en uno" como con un teléfono inteligente que tiene correo, mensajes instantáneos, internet, y es, por supuesto, teléfono también.

Paradójicamente parecería que no somos más eficientes, ahora estamos más ocupados, y con menos tiempo libre que como estábamos cuando no había email, ni celulares.

La razón de nuestra ineficiencia moderna no son propiamente las herramientas, sino nosotros, y la manera en la que las usamos, pero de la misma forma puedo afirmar que pensar que tener más herramientas me hará más eficiente, es incorrecto.

Según David Rock en su libro Your Brain at Work, estas herramientas de eficiencia se han convertido en factores clave para lograr justamente lo contrario, la ineficiencia, ineficiencia de tu cerebro.

Antes de continuar quiero que estemos de acuerdo en que si yo, en mis procesos mentales, me vuelvo más eficiente, entonces, es muy probable que me vuelva más eficiente en todo lo demás, ¿de acuerdo?

De acuerdo a David Rock, el cerebro consta de varios componentes que interactúan entre sí logrando una infinidad de funciones, de las cuales, la mayoría, ni siquiera somos conscientes.

Sin embargo en nuestros procesos mentales siempre estamos conscientes de "algo", ese algo puede ser, el olor de la madera que se quema cuando llegamos a un rancho y están haciendo una fogata, la textura de un pastel recién horneado, la conversación de las personas de la mesa de al lado en el restaurant, los pendientes de la oficina cuando estas a punto de dormirte, o de las palabras que el coach Víctor escribe y tú haces el honor de leer.

Como tú misma(o) te habrás dado cuenta, por tu cabeza pasan infinidad de pensamientos en menos de un minuto, y a todos les pones cierto grado de atención.

David Rock hace la analogía de este proceso de la siguiente manera, imagínate que tienes un escenario, dicho escenario es muy pequeño, caben pocos actores, en el teatro existen actores internos y actores externos, los internos están sentados en las butacas, y los externos entran y salen por una puerta pegada al escenario.

Todos estos actores requieren de ciertos recursos para ser observados en el escenario, recursos como luz, y espacio.

Por otro lado los actores pueden entrar y salir cuando quieran, y sólo hay espacio en el escenario para 4 actores muy apretados a la vez.

Además cuenta con un espacio limitado de espacio y de luz, en donde la luz es, donde estas enfocado, y el espacio es como la memoria inmediata.

Bueno esta es una analogía de cómo funciona la corteza pre frontal del cerebro, la parte responsable de que tu y yo seamos conscientes.

Hagamos un ejercicio, mientras lees, quiero que pienses en cual será el único mamífero cuadrúpedo, incapaz de saltar, y mientas piensas en esto, continua leyendo y sigue poniéndome atención.

Entrar y salir del escenario es muy sencillo, cambiar la atención de una cosa a otra, aunque sencillo requiere de mucho enfoque, mucha luz, y esto es energía que consume tu cerebro, por eso nos puede llegar a doler la cabeza si hemos estados muy concentrados durante mucho tiempo.

¿Ya sabes cuál es el cuadrúpedo que no puede saltar?

Te apuesto que aunque tenias la pregunta todavía en la cabeza, no pudiste ponerle atención al párrafo, y a la pregunta al mismo tiempo.

El escenario consume mucha energía, y estar enfocado en una idea requiere de toda esa energía, cambiar de enfoque de una idea a otra consume todavía más energía, y es imposible estas enfocado en dos cosas al mismo tiempo, podemos manejar y hablar, pero sólo cuando manejar ya no requiere de enfoque, sino, que hacemos cuando nos perdemos, lo primero que hacemos es apagar el radio, ¿o no?, porque ahí, manejar ya no es algo rutinario, requiere de enfoque.

Es este enfoque el que es absolutamente necesario para hacer grandes cosas, estar constantemente desenfocado, además de que no te permite llegar a algún lado específico, es muy cansado, consume mucha energía estar cambie y cambie de canal en la cabeza.

Es probable que por eso decidimos ya no hacer cosas creativas, no por que no podamos, sino que sabemos que será extenuante, y no por que el proceso creativo lo sea, sino porque hay tantas distracciones que estar enfocado se vuelve casi imposible, y un proceso creativo requiere de mucho enfoque.

Entonces, si ya es complicado enfocarse, ¿Qué crees que pasa cuando a esto le añadimos 5 actores nuevos que entran a escena cada 5 minutos?

No estoy en contra de la tecnología, soy absolutamente pro tecnología, pero soy pro uso, no pro esclavitud.

No permitas que ese recurso tan valioso y no renovable como tu enfoque y tiempo se te escapen porque no te has decidido por cambiar la configuración de tus herramientas para que no suenen a cada rato, sino cuando tú decidas ponerles atención.

Esto hará que saques tus pendientes un mucho más rápido, haz la prueba.



Espero este articulo te acerque más a cumplir tus metas.

Soy un Coach Empresarial exitoso sólo cuando tú eres exitoso.


Sinceramente,

Víctor Salgado.


Coaching empresarial, coach de negocios, coaching de negocios, experto en pymes, victor salgado, coach empresarial, esclavo de tu negocio, asesor de pymes, negocios pyme, tips de negocio, empresario sin tiempo.

Esclavo de tu celular, el celular nos vuelve ineficientes, utilizar el celular correctamente, el poder de la tecnología, herramientas tecnológicas, your brian at work, tecnología.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo